01 febrero 2012

Tiempos

Los siempres que, suicidas,
se lanzan al vacío desde tu boca
no saben que no son siempres
que van a morir recién nacidos.

Tan cortos como esos nuncas
convertidos en a veces
en quizases o talveces
radicales altibajos

Ese tiempo inmedible
que te arroja a distancias
igual de inclaculables
me rellena de vacíos

En un mañana de estos
yo tendré monosílabos
y consejos de autoayuda
en respuesta a tus ahoras

Tendré rosarios de miedos,
y paciencias al mayor
para tus lágrimas
y me quedaré esperando

Llegará el hoy repentino
en el que seré yo de nuevo
y tu volverás a ser tú
y esos dos

se encontrarán sin reconocerse