15 agosto 2010

Viajando por Occidente (Víctor Hugo Márquez)

http://www.youtube.com/watch?v=rNpU2FvruRg&feature=related

"En esta pieza Víctor Hugo Márquez hace gala de su extraordinaria calidad como compositor al dibujar musicalmente un viaje por carretera desde Santo Domingo, en el Estado Mérida, pasando por los estados Portuguesa y Lara, para finalmente llegar al Zulia. A medida que cambian el paisaje y el estado, cambia la música para adaptarse a la típica de cada región".

De Santo Domingo
yo vengo bajando,
la brisa está hilando
un bambuco al pasar.
Me quiero llevar
dentro de mi arpegio
Me quiero llevar
dentro de mi arpegio,
todo el sortilegio
del páramo andino
hacia los caminos
del llano y del mar,
hacia los caminos
del llano y del mar.

De Barinas voy siguiendo
las carreteras del Llano
viendo sabana y rebaños
respirando inmensidad.
Voy a la hermosa Guanare,
para dejar en su altar
ramilletes de cantares
a la reina nacional.

Voy para Ospino y Araure,
Acarigua a saludar,
tierra del catire Paez,
símbolo de libertad.

El Estado Potuguesa,
símbolo de libertad,
la Virgen de Coromoto,
la patrona nacional...(bis x 2)

Yo quiero decir ahora
ah mundo mi Estado Lara
ah mundo quién se llevara
Barquisimeto y Carora.
Que bello el amanecer
en los Andes en el Llano,
pero no hay atardecer
como el barquisimetano.

Pa' Cabudare, yo también...
Pal Valle del Turbio, yo también...
Pa' Barquisimeto, yo también...
Quibor y El Tocuyo, yo también...

Tierra de Pedro León Torres,
cuna de Jacinto Lara,
tierra del cuatro golpero
y del suerito en tapara.
Tierra de Pedro León Torres,
cuna de Jacinto Lara,
tierra del cuatro golpero
y del suerito en tapara.

Pa' Curarigua, yo también...
la tierra de Pío, yo también...
Y pa' Bariquigua, yo también...
la Carora e' Chío, yo también...
Laralala laralaila, laralala laralaila

De Palmarito al Venao
Traigo una alegre tertulia,
a mi lindo Estado Zulia
ya voy a llegar cuñao (bis)

Allá veo el puente
sobre un manto que destella
que ciudad tan bella
está en su poniente
esa es Maracaibo
cálida reina del occidente (bis)

Por un lado voy dejando
a la zona petrolera
y el paso voy apurando
pues Maracaibo me espera (bis)

Allá veo el puente
sobre un manto que destella
que ciudad tan bella
está en su poniente
esa es Maracaibo
cálida reina del occidente (bis)

21 julio 2010

Confidencias (Enero 2006)

Ayer, mi niña grande se marchó
de su casita de San Bernardino;
y cuando el taconeo marcó camino de la calle,
la taza comentó el triste detalle
de una lágrima caida en el café;
a lo cual dijo el platillo: yo lo sé,
pues otra lágrima saltó sobre mi borde
y la mesa, concorde,
dijo a los dos: la tuve reclinada
y le vi humedecida su mirada
con mil preguntas de por qué pintadas
en su frente y mejillas,
oyendo ésto, confesó la silla:
yo he soportado el peso de su alma
con un derrumbe de soledad, sin calma,
más gravitante que su cuerpo leve,
y cada loza donde pisa y mueve
la sombra sobre el piso,
ratificó que no sentía el hechizo
de su rauda pisada
trotona, alborozada
de pájaro entre ramas.
También la suave almohada de su cama
dijo saber qué pasa,
"Ella llora, me abraza
y tantea al lado mío
el espacio vacío
del frágil amor ido".
...Yo, que conozco el nido
de mi pájara-niña
supe todo por el modo en que me guiña
cada objeto que calla,
pero entre su silencio le detalla
a la clarividencia de mi amor
cómo ha sido el dolor
de mi ave herida.
Oiganme pues, almohada humedecida,
lozas del piso, silla, platillo, taza,
mesita de la casa,
les ruego que a mi niña adolorida
me le alivien la vida
cual silentes hermanos,
acariciando su piel, sus pies y manos
como su cabecita despeinada,
quiero que le reanimen la mirada
y que la última lágrima en caer
por el amor de ayer
no la pierda en el suelo,
quiero volverla perlita de hielo
abrirle sus manitas
y que su vida nueva e infinita
se la devuelva al cielo.
VHM

08 julio 2010

Palabras desechables

Miles de palabras con sus cientos de miles de letras y sus acentitos bien puestos, tiradas sobre papeles, teclados, lanzadas impunemente al viento para perderse. Para siempre.

Se gastaron y no volverán. Queda un silencio práctico, útil, tan impropio de mí y tan necesario. Me queda eso para ofrecerte. Quizás el mejor de mis regalos.

Si un día, un año de estos, te encuentras alguna de esas palabras o un grupo de ellas jugando, saltando sobre un parentesis a manera de comba, detente un momento y escúchalas. Al menos me quedará el consuelo de saber que no nacieron sólo para morir.

07 julio 2010

Respuesta de regalo

I
Ahora que esta marea
de párpados empapados
y latidos desbordados
sobre mi playa bajea,
toma el cetro de la idea
conque me ungió tu ternura
pues al beber la lectura
de tu deliciosa décima
no quedó en mi una centésima
de ideas, ni de cordura.
II
No preciso otro reinado
cuando la hija más bonita,
una corona bendita
de afecto ya me ha otorgado;
ya me siento coronado
y en lo que deseas abundo
este amor noble y profundo
conque el mirar me humedeces
rebasa, con muchas creces
a todo el orodel mundo.
III
Como serán la virtud
y el caudal de tus decretos
que a Dios, para estar completo
sólo le pido salud;
prolongar la juventud
y la firmeza del paso
para que al sentir escaso
tu cariño imprescindible,
mil viajes hagan posible
tus sesenta mil abrazos.

Víctor Hugo Márquez

25 abril 2010

Regalo para mi papá en sus 60 primeros años de vida

Ser hija de un creativo
no es trabajo nada fácil.
Hay que tener mente ágil,
un cerebro muy activo,
el corazón siempre vivo
y centrarse en la tarea,
porque no hay cosa más fea
que frases preconcebidas
cuando quien te dio la vida
es el rey de las ideas.

Hago el esfuerzo que puedo
por alegrarte este día
y cometo la osadía
de inventarme este remedo
de décima, mas me quedo
en un compendio vulgar
de palabras que lo intentan
y ni siquiera se acercan
a lo que quiero expresar.

Hoy quisiera regalarte
la luna, el sol, las estrellas
a ver si quizás con ellas
puedo llegar a mostrarte
lo que se siente encontrarte
cada día en mi pensamiento
y escuchar tu voz de aliento
en mi oído a cada instante,
saber que no estás distante
que estás cerca, como el viento.

Quisiera darte paisajes
de verdes amaneceres,
aventuras y placeres,
comodidades y viajes,
y no sólo estos mensajes
inconexos y pequeños.
Quisiera cumplir tus sueños
tus deseos, tus antojos
para llenarte los ojos
de canciones y de ensueños.

Desearía darte mi abrigo
cobijarte de algún modo,
quisiera dártelo todo,
como has hecho tú conmigo.
Pero es el cielo testigo
de que, por mucho desear,
no soy capaz de obsequiar
las cosas que yo quisiera,
mas buscaré la manera
de poderte homenajear.

No sé cumplir fantasías,
tampoco tengo dinero,
no puedo, ni aunque lo quiero,
iluminarte los días.
No sé crear melodías,
ni procurarte recesos.
Como no hay regalos de esos
de valorable cuantía
te pido que en este día
me aceptes sesenta besos.

También te regalo abrazos
desafiantes de distancias,
disipadores de ansias,
“construidores” de lazos.
Te obsequio con mi regazo,
Por si sientes que algo pesa
Te regalo mi firmeza,
mis aciertos, mis victorias,
y mis mejores memorias
como en una herencia inversa.

Cuanto sea regalable
que pueda haber en mi vida
tiene segura cabida
en tu lista interminable.
Es gratis e inagotable,
no importa si son sesenta,
te dejo abierta la cuenta
de los abrazos y besos
pues no puede haber excesos
si es de amor toda mi renta.

30 marzo 2010

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo,
porque yo te quiero.

Mario Benedetti (1920-2009)

18 marzo 2010

Este es el año

Es un decreto. Me da igual la crisis y todas sus nefastas consecuencias. Este es un buen año y cada día va a ser mejor. Este año muchas cosas se van a desatascar y el mundo va a ser distinto. Mi máxima este año es una frase de Marcel Proust (aunque no sé en qué contexto ni cuando la dijo) "Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia".

En 2010 pienso tirar todo el lastre de las culpas, de los errores pasado. Eso ya no existe. Lo único que existe, que es real y tangible, es este día. Este día y los que vienen. Yo y los que generosamente me acompañan, a pesar de todo, del tiempo, las metidas de pata y las distancias.

Me mueve el amor y creo que no hay mejor motor que ese...

29 enero 2010

Chau

Es cierto. Estos últimos días lo he ignorado. Sabía que faltaba poco y que este día llegaría, pero hice como si no pasara nada. Cada mañana el café, al trabajo, todo el día ocupada, luego a casa, cena, un rato de tele y a la cama.

Sinceramente, es que ya no me quiero despedir más. Podría hacer recuento de los últimos diez años a través de las despedidas. Familia, amores, amigos… ya está bien ¿no?

Cuando uno vive lejos de sus seres queridos, lo natural es buscarse otros a quiénes querer, que estén un poco más cerca, que compartan la navidad contigo, los cumpleaños, los momentos de crisis, las cervezas, los nacimientos, todo.

Yo he tenido la gran fortuna de haber conseguido a los mejores. Una segunda familia que ha sabido aguantarme, entenderme y quererme tanto que he podido vivir sin la cercanía física de la mía.

Por eso me duele tanto verlos partir. Y aunque ahora tenga familia en otros lugares del mundo, y aunque les deseo todo el éxito y la felicidad posible…ya hoy no puedo evadirme, tengo un hueco enorme en la barriga y litros de lágrimas en la antesala de los ojos.

Martín, Ceci y Joaquín, ya lo saben, no hace falta decirlo…

11 enero 2010

Esta es mi casa

Y así como en mi casa, aquí es bienvenido todo aquel que venga en son de paz y con buenas intenciones. Además, todo el que viene a mi casa, se identifica primero.

Un anónimo se ha dedicado a dejarme comentarios insultantes. Aparte de aburrirse muchísimo, por lo visto no le caigo muy bien. Los he borrado todos del blog y no pienso permitir que siga publicando este tipo de cosas.
Además, quiero que sepa que igualmente están todos guardados y que voy a poner una denuncia.

Si alguien tiene algo que decirme, que me hable cara a cara y que se identifique. Insultar desde el anonimato es de cobardes y de quienes saben que no tienen la verdad de su lado.

Decisiones, cada día...

Si hay algo que se me da mal, eso es definitivamente, tomar decisiones. No sé si es por mi signo, Libra, que tiene ese detallito, o si es porque lo analizo todo y, como todo tiene su lado bueno y su lado malo, me cuesta muchísimo escoger.

Las grandes decisiones de mi vida las he tomado sin pensar mucho, como si me subiera a una montaña rusa, pero con menos protección. Cierro los ojos y me lanzo. Luego mi excesivo sentido de la responsabilidad (otro defecto o virtud, según se vea) me obliga a hacerme cargo de las consecuencias.

Pero es que hasta para comprar ropa, una de las cosas que más me gusta hacer, soy un “no sé” andante. Y si resulta que voy sola a las tiendas, ya es poco menos que imposible.

La mezcla entre cuestionarlo todo y el constante ¿qué hago? Es una bomba de tiempo. Todo el tiempo reviso cada aspecto de mi vida y me pregunto si es hora de cambiarlo. Por suerte y para mantener la poca cordura que me queda, existe lo que yo llamo “anclas” que son las cosas de mi vida que no cambiaría por nada. No cambiaría nunca la relación con mi familia, ni algunos de mis hábitos como leer y escribir. Tampoco cambiaría a mis amigos que, buenos o malos, han sabido aguantarme durante una pila de años.

Lo demás, todo lo demás, desde lo que voy a ponerme por las mañanas, pasando por mi corte de pelo, la comida del mediodía, mi trabajo actual y hasta el lugar donde vivo son susceptibles de cambiar y yo me hago la pregunta con demasiada frecuencia ¿deberían ser así? ¿esto es lo mejor que puedo estar? ¿cómo saberlo? ¿qué hacer para mejorar?

No me gusta tirar por la borda proyectos y relaciones que he construido durante años, pero detesto la idea del estancamiento, ni pa-tras, ni pa-lante.

Hoy es el tercer día del año y, de paso, domingo. Tengo todo un año por estrenar o al menos tengo esa ilusión. Y digo yo ¿será que este año si?

02 enero 2010

La Busaca y el 2010

Hoy es el primer día del año y llevo un buen rato releyendo todo lo que he ido metiendo en esta busaca durante los últimos años. He estado riendo y llorando por los recuerdos, por esas ganas de contar cosas que no se si se ha dormido pero que indudablemente no ha mantenido el ritmo. Los primeros años venía todo el tiempo, este último año, sólo una vez.
La vergüenza es conmigo misma, porque para mí la Busaca nunca estará vacía...
Empieza este año. 2010. Un número bonito, par, redondito. Los propósitos, casi los mismos porque porsupuesto que no los he cumplido en su gran mayoría.
Sólo un deseo: este año quisiera no tomarme tan en serio la vida, reirme un poco de ella, vacilármela y pasar más tiempo en este hogar que yo he construído letra a letra, la Busaca.
Si hay alguien por ahí, simplemente, gracias.