08 octubre 2007

Superpoderes


Ser invisible, volar, tener vista de rayos equis, respirar bajo el agua…

Todos, alimentados por la ciencia ficción y por ese deseo insaciable de llegar donde jamás podremos, hemos soñado alguna vez con tener súper poderes.

Algunos lo soñaron en la infancia, mientras jugaban. Mi prima Fabiana y yo jugábamos a ser las “gemelas fantásticas” una versión mejorada y mucho más original que la de los hermanos de la liga de la justicia. Zan y Jayna, siempre seguidos de Glyck (el mono) sólo lograban convertirse en animales, ella y en cualquier cosa de hielo, él. Era absurdo. Nosotras, en cambio, nos convertíamos en cualquier cosa, incluso en personas. En forma de… parapente, uva de playa, globo, director del colegio.


También quería ser la mujer maravilla, pero supongo que más porque estaba buena que por otra cosa. Ella no tenía poderes muy del otro mundo. Eso si, su avión era lo máximo.

Ahora, con mis 33 años, tengo momentos en los que quisiera tener poderes y me pregunto si a los demás les pasará lo mismo o es que yo soy demasiado infantil. No sé si es una técnica para evadir la realidad “adulta” pero lo cierto es que de sólo imaginarlo, lo disfruto.

Yo, si pudiera tener poderes mágicos, elegiría estos, en orden de prioridades:

Hablar todos los idiomas. Aunque con 30 me conformo, jejejeje. Me parece increíble poder comunicarme con todas las personas, poder leer los libros en su idioma original, igual que las pelis. Podría tener trabajo en cualquier parte del mundo.
Ser invisible (yo y mi ropa, porque eso se estarse desnudando es un rollo) – quizás sea un poco chismosa? Cotilla? Brollera? No, es más bien para entrar a conciertos y esas cosas cuando no tengo plata. Subirme a un avión, tren o barco y viajar gratis. Y no voy a negar que espiaría un poco, no voy a mentir.
Volar. Por la sensación del viento en la cara, por las vistas desde arriba, por evitar el #$%&&/() tráfico.

No me interesa leer la mente de los demás, eso puede ser muy deprimente. Con mis pensamientos me basta y me sobra. Además prefiero tragarme la excusa de algún amigo para no quedar conmigo, que “no tengo ganas de ver a esta pesada (ladilla)”

Tampoco me inclino por atravesar paredes, eso es vagancia. Ni ver a los muertos, me da miedo. Tampoco ser súper fuerte, ese poder me parece aburrido. Adivinar el futuro…aburrido también.

Me gustaría saber qué poderes quisieran tener los demás, al menos los que visitan esta busaca. Y sobre todo, por qué.

6 comentarios:

Victoria Cortés dijo...

Me encantaría tener superpoderes, pero el que más me gustaría... sería el de "teletransportarme". Me facilitaría mucho la vida en todos los aspectos. No es que yo sea vaga y no me guste conducir y aguantar atascos kilométricos, o montar en metro y soportar el hedor de el de al lado mío.... noooo, eso es ideal para espabilarte cada mañana, enfadarte y llegar con mala cara y con ganas de cargarte a alguien... (Lo mismo de vuelta a casa, naturalmente) Sin lugar a duda, VOTO POR LA TELETRANSPORTACIÓN.

Fox Mulder dijo...

Lo mejor seria poder viajar en el tiempo...Poder cambiar el presente, arreglar entuertos del pasado, poder tomar mejores decisiones, vivir algunos momentos gloriosos de la historia en primera persona, revivir momentos pasados...Las posibilidades son infinitas...

Moulder

Andreina dijo...

Yo también voto por la teletransportación...además, más allá del metro, del tráfico, etc. poder ir de un país a otro a visitar amigos y hacer un poco de turismo, sin tener que pagar ni un centavo por el avión o tren , ni perder horas eternas en el traslado sería un superpoder que me encantaría tener.

Marco Antonio dijo...

Yo la verdas siempre he soñado con dos. Uno volar, de hecho todavía sueño a veces que vuelo pero no así como superman si no algo así como flotar unos 10 o 15 metros de altura. Y el otro que quisiera a diferencia de ti es el de leer la mente.... vi una pelicula de Mel Gipson donde el oia lo que pensaban las mujeres y de verdad sería extremadamente divertido. Podrias saber si convences a la gente o no, si son sinceros, sabrias quien te quiere mas o quien te quiere menos.... Seria Interesante.

Nidia dijo...

Desde niña tambien he soñado con volar es que, como dices, la sensación del viento en la cara, las vistas y la facilidad para llegar a cualquier parte...no tienen precio jejeje. Aunque últimamente confieso que con mis 2 hermosos hijos (3años y 2 meses) me provoca constantemente duplicarme o al menos ser elasti girl (como la de los Increibles) para poder atender sus demandas al mismo tiempo sin desesperarme en el intento.

Leslie dijo...

Cuando era niño quería el poder de jugar con el tiempo: retrasarlo, adelantarlo, hacer que transcurriera lento...

Pero ahora que he crecido quiero el poder de darle felicidad a la gente con sólo tocarla. Pero no la felicidad estúpida de los cuentos, la de los pajaritos cantando en las ramas o los atardeceres naranjas, sino la producida por gigantescos, deliciosos y repetidos orgasmos, uno detrás de otro y por horas, pa que se relajen más, la vida sea más ligera y todos tengamos una sonrisa en la cara al menos una vez al día.

Y con la cantida de gente mal follada que anda por ahí, seguro alguien me lo agradece...