06 septiembre 2007

¿Es cuestión de nombres?

Hoy envié a varios de mis amigos estas dos noticias publicadas en El Mundo y El País sobre un borrador de ley que han elaborado nuestros ilustrísimos legisladores venezolanos, que básicamente consiste en restringir los nombres que se les pueden poner a los recién nacidos.
En efecto, en nuestro país y muy partícularmente en mi querida Maracaibo, la gente desborda creatividad a la hora de bautizar o registrar a sus hijos.
Aparte de los apuntados en esos periódicos, así a vuelo de pájaro, recuerdo los nombres de personas conocidas: Anirdnagela, Corinjade, Betsana, Atenógenes, Roviegny, Bolpaur, Zolanda, Randolfo, Wilder, Sulamita, Getulio, Eunardo, Arlenin... y mejor no sigo porque es la lista de nunca acabar.
Como respuesta a mi email de esta mañana, ha surgido una interesante polémica....
Cito uno de los texto, de Felipe Araujo, el cual suscribo en su totalidad...y agrego ¿qué sería de Maracaibo sin esos nombres? para mí son parte de su sabor, de su identidad, de lo que la hace un sitio (físico y emocional) tan especial...

Osea, el fundamento de tal ley sería la protección del desarrollo psicológico-emocional de los niños que se ven sometidos al escarnio y la burla como consecuencia de los nombre absurdos y ridículos que los progenitores les confieren? Vale...

Debe ser que la mamasón de gallo es más perjudicial al desarrollo del niño, que el hambre, la orfandad, la insaludridad, le explotación, el abuso, la delincuencia infantiles, que el gobierno por el contrario ha decidido no atender de momento...

Debe ser que los que se llaman Carlos sienten menos hambre que los Wirkinson, o que los Josés tienen la atención sanitaria cubierta. El hecho de llamarse María seguramente garantiza el acceso a la universidad, y sólo las pobres Yesaiducitas estan jodidas... Por favor.... Que comiencen por cambiarse el nombre Diosdado y Tarek...

Crecer en un sistema de libertades menguantes (entre las que el escoger el nombre de la prole es sólo una muestra) es seguramente una garantía de bienestar psicológico futuro para todos los niños venezolanos.

Es cierto que hay estudios en E.E.U.U. que revelan que la tenencia de ciertos nombres dificultan el acceso a ciertas esferas y ciertas oportunidades, sobre todo por su estrecha vinculación con la cultura afroamericana. Sin embargo los mismo estudios reflejan que estos nombres "problemáticos" por llamarlos de alguna forma, escacean hasta casi desaparecer entre las familias negras (y tambien blancas) de niveles socioeconómicos medios y altos, y con un nivel de educación también mediano. Como siempre, y si en realidad se quisiese, estas deformaciones, giros, amaneramientos o recovecos "nominales" podrían ser más efectivamente corregidos desde la politica del bienestar social y la educación que desde la prohibición que en cambio parace ser la verdadera vocación de este gobierno.

Que viva er zulia!

9 comentarios:

Marta dijo...

Que la burla ofende pero jode mas pasar hambre o no poder aspirar a nada en la vida porque no se tienen estudios básicos.
Y Usnavy podrá ir a la universidad si los que mandan se preocupan mas porque coma y estudie que por como se llame.
Totalmente de acuerdo contigo y con Araujo.
Es como cuando hablan de prohibir el velo a las musulmanas.
La cosa no funciona con prohibiciones.
Lo único que consiguen es que no vayan al colegio.
Deja que vayan con su velo, que aprendan mundo, que vean mas allá y luego decidan cómo quieren ir vestidas o cómo quieren llamar a sus hijos.

Karla Del Valle dijo...

La verdad es que además de esa insólita, particular y autóctona manera de dar nombre a los hijos, existe la otra corriente, no menos disonante, que la de los nombrecitos alegóricos a las creencias religiosas, casi todos cristianos...como mi caso KARLA DEL VALLE (por la Virgen del Valle del Oriente venezolano de dónde era mi abuelo materno) y así una laaaaaaaaaaaaaaaaaarga lista familiar tipo: Miriam Guadalupe, María Chiquinquirá, Lorena del Carmen...entre otros.

Aunque no sé que pensar...porque recuerdo como en época de inscripciones en la universidad esperábamos las listas para leer los nombres más raros y reirnos...y es ahí donde tal vez resida la intención de la prohic¡bición...evitar la burlita que el nombre genera, que tal vez no siempre cada paresona la pueda superar con facilidad. Pero eso es lo que somos, un pueblo que se ríe...y más ahora, para no llorar.


PD1: Ninguno de mis hijos tiene segundo nombre.
PD2: Tal vez preferiría llamarme Wendoli o Yubirixaida a llamarme ANGUSTIAS o REMEDIOS...típico españolito.

Marta dijo...

Bueno si seguimos con la coña de los nombrecitos os puedo hacer una lista para que veáis que aquí en España también pasa y mucho, sobre todo la gente que juega con el nombre y el apellido.
En cierta ocasión conocí, verídico, y espero que no lea este blog, a un tal Kety de apellido Pazos (leer seguido). Tengo un primo al que querían llamar Iván y se apellidaba Carreras Albacete. Al final entraron en razón y se llama David.
Y ya rondando la leyenda urbana, aqui no pongo la mano en el fuego, me hablaron de una tal Dolores Fuertes de Cabeza, Armando Guerra...
Y el mas reciente, la hija de un amigo, una bebe preciosa de tres meses que se llama Luna Cerrada. Pero para mi ese nombre si es bonito. De hecho, yo, que a veces soy medio bruja, le predije un futuro de éxitos, que la niña sería artista, pintora o cantante...

Krys dijo...

Lu,

La vocación de prohibición del Gobierno, puede entrar en la palestra, pero no está en discusión. Y la perspectiva de Felipe es muy correcta, sin duda. Primero, que es un aspecto que NO HAY QUE CORREGIR! Hay que ampliar en todo caso las libertades, y facilitar que quien se sienta en desventaja con su nombre pueda cambiarlo a solicitud propia o de sus padres.. pero tu imagínate en Venezuela, este caso:

Llega Yuleici, a mitad de sexto grado (cuando llegan, eso es seguro - solo falta mirar, los niveles reales de deserción escolar), y le dice a su mamá: "Yo me quiero cambiar el nombre, y me quiero llamar Laura. Luego del reverguero en la casa, la madre y el padre acceden y en un sistema de libertades, pues irían al registro civil a cambiarlo todo. Enmienda a la partida de nacimiento, nueva cédula y listo. Se supone que para cuando ella decida casarse, o cuando esté en posición de graduarse, ya estará conforme con su nombre, si es que todas estas alteraciones psicológicas se producen durante la adolescencia.
Ahora tu imagínate este escenario en Venezuela, en la DIEX, en un operativo de Plaza de Toros... La maraña, la matraca. A mi, si María Victoria me dice que se quiere cambiar el nombre, y que tenemos que hacer todo ese papeleo de la mano de un funcionario venezolano, ME DA UN INFARTO, no sé si me sale más barato la consulta con psiquiatría o el cambio de partida de nacimiento y cédula, porque me imagino que una buena parte de los afectados no tienen pasaporte.
En fin, que esto es para variar, una arbitrariedad. Y sino, porqué no tocamos el tema de la hora? Que vamos a cambiar el huso horario, no a 1 hora menos, sino a MEDIA HORA! y la justificación? Que los niños cuando se levantan para ir a la escuela, pues es de noche... No es más fácil cambiar el horario de los colegios? Pero no... hay que hacer todo a la medida del culo de él.

En fin, no me quería arrechar y me arreché...

Un beso, y saludos para ti tb!

El papá de Paula dijo...

Pensándolo seriamente y a pesar de no tener un nombre propio tan extravagante como por ejemplo el del alto pana Bolpaur (de Bolivar Páez y Urdaneta [agárrense esa!]), no sé si es más traumático y humillante el tener que oir durante toda mi vida la jodedera sobre mi nombre a tener que soportar de hace unos años hasta hoy los comentarios en la oficina cada vez que aparece en la tele un tipo con un nombre tan común como lo es "Hugo" diciendo cosas que realmente hacen avergonzar a millones de personas.

Lo voy a consultar con mi psicólogo y les cuento... pero estoy convencido que la vergüenza ajena es mucho más jodida de llevar!

Les dijo...

Sí, la verdad es que el tema ha dado mucho revuelo. Un amigo periodista me comentaba ayer mismo que acababa de hacer un reportaje con tres hermanos en Maracaibo, hijos de un físico (de verdad verdaíta), y se llaman: protón, neutrón y electrón. Lo peor, a efectos de la ley, es que los carajos están felices, y sus vástagos, a su vez, son: el uno electricista, el otro físico como el abuelo, y el tercero es mecánico. No sé si me parece buena o mala la medida, lo que sí creo es que es innecesaria, y se convierte en otro argumento más para desviar la atención de lo realmente importante en Venezuela.

Y bueno, si vamos a los nombres que sometan al escarnio público y dejen dudas sobre el sexo de la persona.. Coño, me llamo Leslie, y mis padres siempre me llamaron así, pero descubrí en la primaria que no es como me lo enseñaron, sino un mariquísimo "Lesli", y en el trabajo se cansaron de me mandarme invitaciones como "señora Leslie Chaparro" (por lo que mis compañeros me recomendaron que para quitarme esa ladilla de encima me hiciera una operación de cambio de sexo), y en España SANITAS pretendió cobrarme de más por mi "cuota por hospitalización, cirugía y maternidad", y pasé lo duro del liceo y la adolescencia... ¡¡pero coño, los pasé, no joda!! ¡¡ahora que lo pasen también los demás hijueputas que tengan padres con mal gusto!! ¡¡que ahora me toca a mí burlarme y no me van a fastidiar la fiesta!!

P.D.: y los hijueputas de Jairo Lugo, Manuel Hernández, Chapo, y demás coños que me recomendaron el cambio de sexo: ¡¡vayan a mamar!! jejejejejeje

Los quiero

L.

Lisset dijo...

JAJAJAJA MAGINAAAAAAAAATEEEEEEE, QUE TE PUEDO DECIR SI ESTO ES LO QUE NOS FALTABA QUE AHORA TENGAMOS QUE REBAUTIZAR A LOS NEMESIOS, EUFROSINOS, HERM�GORAS, SONY TRINITRON (TE ACUERDAS LULU?) , Y DEM�S DEL EDO. ZULIA Y OTRAS REGIONES,PORQUE YO QUE VIVO EN MARACAY NO LES QUIERO CONTAR LA CANTIDAD DE YUSNEIDIS, MIRAIDIS, WILKER Y AFINES QUE HAY POR AQU�..
EN CUALQUIER CASO REPITO QUE BOLASSSSSSSSS ESTO ES LO QUE NOS FALTABA QUE NO TENGAMOS NI EL DERECHO DE ESCOGER COMO CARRIZO LLAMAR A NUESTROS TRIPONES, SI A LA FINAL LA ELECCI�N ES NUESTRA , A MI MI NOMBRE NO ME GUSTA, NO ES RARO PERO CRIOLLITO TAMPOCO TE ES... Y NO POR ESO YO ME IBA A VENGAR DE MIS POBRES HIJAS A LAS QUE OBVIAMENTE LES PUSE NOMBRES BIEN NORMALITOS... PERO EN FIN YO ESTOY DE ACUERD�SIMO CON LESLIE, SI NOSOTROS NOS CALAMOS NUESTROS NOMBRES PUES QUE LE TOQUE A CADA QUIEN NO? JAJAJA, ADEM�S CUAL ESCARNIO P�BLICO Y CUAL HUMILLACI�N SI ESA GENTE VIVE REQUETE FELIZ CON LOS NOMBRES QUE TIENE. DEFINITIVAMENTE HUGUITO NO TIENE MAS NADA EN QUE PERDER EL TIEMPO...

Javier dijo...

Estos si son arrechos... yo les digo que a mi nadie me va a quitar el suenio de llamar a mi hijo "Mardo", para asi porder referirme a el diciendo: "Mardito ve ni a comer!"... en todo caso, si les preocupan los nombres, pueden empezar por los pueblos Venezolanos... recuerdo el pueblo llamado "Mamo" y un cartelito pasando por Maiquetia, via la guaria, que seniala "Mamo arriba pa la derecha, Mamo abajo pa la izquierda"...

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Marbella Mora y conocí un BOLPAUR, (Bolívar, Paéz y Urdaneta). Cuando estudié hace 15 años en el tecnologico "Antonio José de Sucre" en Maracay Edo. Aragua, la verdad hoy se me ocurrio colocar ese nombre por la red y encontre este blog, BOLPAUR, NO RECUERDO TU CARA PARA NADA PERO TU NOMBRE JAMAS SE ME OLVIDARÁ, a todos los Bolpaures son INOLVIDABLES.. que Locos nuestros padres.. M.B.M.