05 febrero 2007

La gota

Con demasiada fuerza para ser tan sólo una gota de agua salada, la lágrima pugnaba por salir a través de mi ojo derecho. Párpados, pestañas y globo ocular, con iris y retina incluidas, no habrían sido capaces de detenerla de no ser por una vulgar pero decidida sorbida de mocos que la nariz no tardó en ceder como única salvación.

Caminando desde el metro, el edificio del “Juzgado de Familia” fue apareciendo hasta convertirse en un ser autónomo que saltaba de frente, con su puerta bien abierta, para burlarse en la cara de todo aquel ingenuo que alguna vez creyó en aquello de “hasta que la muerte nos separe”. Ni siquiera una ingenua especial, sino una más del montón. Eso soy. Ni la estrategia del merengue ochentoso a todo volumen por los audífonos me evitó el escalofrío del fracaso, la lágrima que se esfuerza. La lágrima no salió, pero tampoco se dio por vencida.

Entró impetuosa al cuerpo, esta vez con sed de venganza porque no había podido liberarse. Los abogados disfrazados de búhos con sus togas negras corrían de un lado a otro, y sus clientes, perdidos y asombrados, a un paso de distancia. Mientras miraba distraída los laberintos de oficinas donde, como en una coreografía, irían entrando todos; el nudo en la garganta aprovechó para tomar protagonismo. Era como un llanto hacia dentro. Mi propio búho me habló y entonces un pertinente carraspeo me devolvió a la concentración. Caminar, hacer mi parte del baile. Salir. Cuanto antes.

Verificada la corrección de los datos en un sonriente carnet de identidad, se abrieron las puertas de una sala. Todo madera. Búhos de mayor categoría. Un banquillo, yo en el centro, acusada. La lágrima, luchando por su libre albedrío, se coló en el estómago. Dolor. “¿Ratifica usted…..?” “mjmm”, no me dejaba hablar la lágrima convertida en dolor de estómago. “¿Es eso un sí?” respiración profunda, otra vez la nariz en mi rescate y salió un patético pero al menos audible “sí”.

Todo listo. Sólo una hoja de papel al frente para ser firmada. Bolígrafo en mano, la lágrima se me mete por el brazo derecho, siento el cosquilleo. Va despacio, como saboreando su plato dulce, de el hombro al codo, del codo a la muñeca, de la muñeca a la mano. Los búhos miran impacientes. La siento llegando a mis dedos. Pongo la mano sobre la hoja, y firmo al mismo tiempo que siento una pequeña explosión en el pecho. La lágrima ha salido, mi dedo se ha manchado un poco con la tinta. Me lo meto a la boca para limpiarlo, siento el sabor de la tinta. Es sólo una gota, y es salada.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es sólo una lágrima... te esperan risas que son más dulces y compañía agridulces y un montón de años llenos de miles de sabores que van en degradé de los más salados a los más dulces , pasando por picantes, sublimes o explosivos...conocidos y desconocidos..
besos. (mis lagrimas de os dos ojos me las trago también)
besos
unas cañas pronto por favor!!!!!
Laonza

Con olor a canela dijo...

Para que algo nos deje como herencia gotas con tan definido sabor ha debido darnos mucho, ha debido significarnos mucho... Debe ser por eso que no hemos perdido el sentido del gusto, entre otros sentidos más. Por la gota, a tu salud.

Lourdes dijo...

Todo lo que emana de ti sabe a dulzura y sabiduría. Esa gota es sabia y, Dios mediante, condujo tu mano a un nuevo paso a la felicidad que has luchado y tanto mereces. Que esa gota se convierta en un aguacero que te empape de esperanzas, ilusiones y realidades tan frescas,tan sensibles y tan valiosas como tú. Ahora...no quiero tragarme este montón de gotas, prefiero convertirlas en besos y bendiciones para tí. Te amo infinitamente.

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo con Lourdes!!! nunca mejor dicho..... yo tambien te quiero mucho. Y que el espiritu de Amador Bendayan te cuide y proteja..ANIMO!

Anónimo dijo...

Chiquita
Esa lagrima debe ser de felicidad por salir de una etapa que te bloqueaba, veras que ahora el sol saldra para ti o no has notado que ya esta saliendo, adelante y mete esa tristeza en la busaca y tirala lejos de ti y ahora Primavera, alegrias y un futuro mejor Te lo decreto

laonza dijo...

Busaquita te tengo un trabajillo en mi blog.... besos

Anónimo dijo...

amiga... leer estas líneas me hicieron sentir como si me estuviera pasando a mi...se me hizo igual un nudo en la garganta, se me erizaron los vellos, y se me aceleró el corazón, de tan sólo pensar que tuviste que vivir esa situación...pero en seguida recuperé el ánimo al imaginar que eres un ser libre, que cerró ese capítulo sórdido de su vida...Sé que después de esto seguirás brillando como siempre, con esa luz incandescente a la que estamos acostumbrados a ver. Recuerda siempre que eres una persona MUY especial, inigualable y GENIAL. Que no se te olvide nunca, y espero que pronto encuentres a alguien que pueda reconocer, valorar y conservar todas esa cualidades que te caracterizan...
Sentí tu sufrimiento, pero ahora empiezo a sentir tus esperanzas de una nueva vida. Te quiero como a una hermana:
la mosquetera L.

Lara dijo...

la gota que intenta salir de mi ojo derecho ahora se cohibe por las oficinas de ociosos vigilantes a mi alrededor... leerte me ha sabido a un dolor tan intenso, que casi puedo asegurar que lo disfruté... gracias por enseñarnos, con tus letras sueltas y cruelmente sinceras, a disfrutar del dolor...