22 diciembre 2006

Des-propósitos 2007

Eso parecen haber sido los del 2006. Despropósitos ¿O te olvidas de todo lo que ibas a hacer este año? estudiar francés, conocer Australia, hacer deporte, bah...pura palabrería ¿este año qué? ¿más despropósitos? ¿más auto mentiras?

Pues sí, fíjate, este año voy a volver a mentirme. No me preguntes por qué. Quizás es el morbo que me dan esos 365 papelitos por estrenar, todos blanquitos. Este próximo año procuraré que las letras no se salgan de los márgenes, seré más discreta y (una vez más) la simple posibilidad de cumplirlos, me hace feliz. Ahí voy:

- Conocer Buenos Aires y Amsterdam
- Encontrar el trabajo ideal
- Hacer deporte (*)
- Ir al cine una vez por semana (y no se vale ir dos en una semana y luego no ir la siguiente)
- Leer los libros pendientes (los que tengo en casa) antes de comprar más
- Escribir en el blog con mayor frecuencia
- No ir a las reuniones sociales que no me apetezca, ni hacer nada por compromiso
- Ir a Londres a visitar al Chapo y a la negra
- Ir a Michigan a ver a mi hermano
- Estudiar francés (*)
- Dar muchos besos y abrazos
- Enviar postales a mis amigos que viven por el mundo
- Organizar mi música
- Aprender a cocinar como dios manda
- Hacer un taller literario (*)
- Llamar a mi familia más a menudo

(*) quiere decir repetido. Y no sigo con la lista porque me estoy pasando. Se me va la olla.

¿Qué más da? escribas lo que escribas, el año que viene será igual. La misma rutina. El mismo trabajo. La pereza cuando llegas a casa, te comes lo que sea, y ni una grúa te levanta para ir al cine. La falta de dinero y tiempo para hacer los viajes. Los libros en el metro. No sé por qué te ilusionas. Eres incorregible.

¿Incorregible? ¿Y para qué voy a corregirme? estoy viva ¿no? tengo una piel sensible, bonitos pies, buena salud, y sigo teniendo mi cámara de fotos. Si eso es ser incorregible, lo soy. Una incorregible con la sonrisa de oreja a oreja, esperando el 2007 con los ojos muy, muy abiertos.

¡Felices des-propósitos!