25 agosto 2006

El hogar*




Mi casa no está muy limpia, pero en mi habitación hay una pared azul, con estrellas y una luna que brillan en la oscuridad.

Sólo hay tres sillas en el salón, pero hay cojines de colores y tapices güajiros en las paredes. A veces también hay niños preciosos gateando en el suelo y haciendo sus ruiditos.

No hay calefacción ni aire acondicionado, pero a la gente le gusta refugiarse en ese salón oscuro, que también tiene una luna y una lámpara de lava roja.

Todas las mañanas huele a café con canela. Algunos domingos a perico y arepa.

Hay miradas y sonrisas atrapadas en tantas fotografías, flores de colores que giran en los balcones y vainilla en forma de velas.

Falta el dinero, la mayoría de las veces, pero sobran (si es que eso puede sobrar)las letras, el cine y la música.

En mi casa cada quien opina lo que quiere. No hay censuras, y sí muchos abrazos.

Mi casa no es mía, pero su dueño jamás tendrá lo que tengo yo, un hogar.

*Gracias, Pili, también haces que así sea.

7 comentarios:

JOSHUA dijo...

Aquí en España hay una publicidad de IKEA bastante simpática que dice cosas así.

Cada casa debe tener un himno propio (y aparece una niña dándole a unos tobos), tiene unas fronteras, todos opinan lo que quieren y no hay distinción de raza credo, edad o religión, y aparecen juntos los abuelos, los mayores, etcétera.

Y al final dice, porque no recuerdo todo el spot, "Bienvenidos a la república independiente de mi hogar".

Es bien bonita porque nos recuerda que nuestras casas, la suma de ellas son las que hacen los países.

Me ha encantado lo del Fotingo, me ha hecho pensar en uestra Venezuela de los años 30 y cuarenta...

Recordar quienes es importante, yo me veo en mi presente ahora místico y me descubro recordando cosas... un niño gordito corriendo por la playa con una sonrisa feliz... en Venezuela

busaquita dijo...

Te juro que, aunque viva en España y absolutamente todos mis peroles sean de Ikea, jamás he visto esa publicidad...si no, igual no habría escrito esto.
¡soy una copiona sin darme cuenta!!!!!
Y, también me recuerdo como una niña gordita corriendo en la playa, en Venezuela.

Gracias por pasarte, Carmelo

digler dijo...

tu casa es un lugar magico

JOSHUA dijo...

Busaqui, estoy en Madrid, escríbeme si quieres... un abrazo...

Oscar y su diario de un viajero marabino dijo...

En esa oscuridad intelectual que es tu salon tambien se come muy rico ya que los olores de tu super cocina "Hobbit size" se quedan flotando en el ambiente y hacen mas placentero ese tu hogar.
Saludos amiga

Anónimo dijo...

Lulix mon amour, se que prometo y no cumplo (loro viejo no aprende a hablar) pero te prometo que ahora que las cosas se están enderezando me daré una vueltica por Madrid. No será para tu cumple, malheureusement, porque resulta que(y mira por donde que yo ni cuenta me había dado)Ginebra queda más cerca así que me toca arrancar pa'lla. Pero te prometo (una vez más) que nos veremos antes de que se acabe el año. Te quiero mucho, amiga Sculder.
Con amorsh,
Mully ;)

Anónimo dijo...

Hola,es verdad en tu casa se respira el mas purito amor,tranquilidad,gracias por dejarme ser uno de los afortunados en entrar en ella.un beso