21 junio 2006

Mi busaca personal

Hace justamente la mitad de mi vida, escribía en un diario. Desbarataba los hechos de cada día en mi propia versión de lo que había pasado. Como aquella vez que tenía tanta rabia, cuando llamaron a mi “representante” al colegio.

Lo normal es que fuera mi mamá, porque papi nunca tenía tiempo. Ella era genial, escuchaba lo que las monjas tenían que decir, les daba la razón y luego, a solas, me demostraba que estaba de mi lado. A lo mejor lo que había hecho no le parecía bien, pero se reía conmigo o esperaba a escuchar mi parte de la historia.

Pero esta vez vino mi papá. Y no sólo les dio la razón, sino que me regañó en frente del “enemigo”. No me molestó el castigo, ni el regaño, ni la humillación. Me dolió profundamente que él se fuera con el otro bando, con el peor, con el que se empeñaba en hacerme la vida imposible, en no dejarme ser como yo era.

-------

Quince años más tarde, cada mañana, derramo mi versión de los hechos, mucho más intrincada, sobre ti. No eres como el papel, pero lo aguantas todo.

Mi voz es, muchas veces, una pluma seca y cansada de confeccionar listas para darle sentido a mi vida. Listas de todo tipo, de cosas pendientes en la vida, en la casa, en el trabajo. Siempre cosas pendientes para alguien que quiere irse pero no puede, porque aún hay mucho por hacer, muchas cosas pendientes. Me aferro a ellas, son mi afición y mi cárcel.

Otras veces, mi voz es serena, resignada o incluso feliz. Y entonces te lleno de chistes, de carcajadas, de entusiasmo. Vuelvo a embadurnarte de mi pegajosa parte de la historia. De un mundo fabricado enteramente por mis sentidos.

Las más oscuras, es sólo un hilo de voz. Un riachuelo a punto se secarse en medio de tierra árida. No quiere más o no puede más.

Pero sea de terror, humor, suspenso o drama, tú estás siempre al frente de la pantalla, dispuesto a tragarte mi película. Nunca te sales antes, aunque te duermas, aunque no soportes la pésima calidad del guión.

Eres mi diario, y estás de mi lado…

7 comentarios:

Con olor a canela dijo...

Reiterarte la suerte que tienes por "tu busaca personal" sería redundar, no sería decirte algo que no supieras. Lo curioso es cuando en la distancia podemos ver con mas claridad esos "aliados" que en su momento parecieron enemigos, y viceversa... Tras lo obvio y lo curioso lo que queda es lo indiscutible: el sortilegio de la presencia, aunque sea interoceánica.

Con olor a canela dijo...

... y por cierto, gracias por enlazarme en tu blog. Hago lo propio...

Pilar Faneite dijo...

Mami, gracias por dejarnos ver un pedacito de tu busaquita. Próxima compra: busaca tamaño natural pa desahogarnos en la pared más grande!

psicomollejita dijo...

yo, por mi parte, nunca hice un diario. Los encontraba en parte cursis, en parte peligrosos por su suceptibilidad de ser leídos, y en parte hasta monótonos...
Con el alfabeto del nuevo milenio, los confiables passwords y el opio del internet me he dejado poseer por el psicomollejero y la poematerapia del amor digital y la busaca virtual, atrapando en fuentes y en editores html mis frustraciones y humillaciones...
viva el ocio cybernético del siglo XXI... viva el anonimato de la superautopista de la infomación... y vivan los archivos encriptados!!!

Psicomollejita dijo...

acabo de abrir un busacón de estos, aunque no sé bien cómo usarlo... luego me orientas... psicomollejero.blogspot.com

Nidia dijo...

Recuerdo muy bien el momento....como si fuera ayer. Te quiero mucho y me encanta leer todo lo que escribes porque me hace saber un poco más de ti dia a dia, ahora que un mollejero de agua nos separa y revivir muchas cosas que nos unen.

CABINA AÉREA dijo...

Un diario...que recuerdos.
Me encantó la anécdota sobre tus padres, me hace "reivindicarme ante mi misma" cuando los adultos me cuestionan mi "blandenguería" frente a mis hijos.