27 junio 2006

Lloré

Con la frente hacia la pared, finalmente lloré. Con lágrimas silenciosas, humildes, exhaustas. Lloré por tus años y los míos. Por los peces muertos y el agua verde. Por la pared azul y las estrellas en la habitación. Por el paraguas que me rompió una niña cuando tenía cuatro años. Por el charco en el que me caí.

Lloré tanto que el agua salió al balcón y nació una flor de plástico, de colores brillantes, que da vueltas cuando sopla el viento. Se derramó el agua y nacieron pajaritos brincones, y en el mar, nacieron delfines, también brincones.

Lloré un aguacero por todos los niños. Por la niña que yo fui y creyó que todo iba a ser tan bonito. Por el niño que se quedó esperando para venir…Y por las guerras, el hambre, la miseria, las enfermedades, los incendios, las inundaciones, los huracanes y otra vez por las guerras.

Lloré por lo que soy y por lo que no soy. Por lo que ya no eres. Por lo que ya no somos, porque la vida es una puta, pero también tiene derecho y también tiene corazón.

Lloré por la nostalgia, por los malos entendidos, por los silencios, por las palabras, por las carreteras, por las playas, por las cervezas, por los bailes. Lloré porque todo es fácil. Porque todo es complicado.

Lloré porque hoy soy adulta. Porque no me das las gracias (no estás en mi vida)

Lloré por los amigos, los abrazos, el cine, los libros.

Lloré porque no me queda llanto…

6 comentarios:

Fox Mulder dijo...

Como dice mi abuela: "El que mas llora, menos mea".

No tengas miedo de llorar, no tienes que dar explicaciones a nadie por tu llanto. No dejes que el llanto te empañe la vista, hay demasiadas cosas bellas delante de tus ojos, no dejes de verlas y de observarlas; algunas solo se presentan una vez en la vida.

Un beso

Anónimo dijo...

Lloramos porque estamos vivas, porque nos duele el alma, el corazón, el amor que dimos y el que no pudimos dar.

Un beso.

CABINA AÉREA dijo...

Demasiado intenso, demasiado actual

Buscando Caminos dijo...

Acabo de llegar a tu blog guiado por la mano de "con olor a canela" y, ciertamente, otra vez, se lo agradezco enormemente. Otro blog al que creo que me engancharé. He leído todos los textos que has colgado y, sinceramente, me encantan: llenos de reflexiones interesantes y, sin saber muy bien por qué, enseguida me surge el calificativo "entrañable". Gracias por compartir la posibilidad de sentir contigo, de reflexionar contigo...
Por cierto, ojalá podamos seguir conmoviéndonos hasta las lágrimas por todas esas "cosas" que mencionas. Supongo que es la intensidad de la vida que corre por nuestras venas.
Otra cosa: me uno también al grupo de "busacas" que, poco a poco, lo vamos asumiendo, e incluso a veces, disfrutando...

Anónimo dijo...

Llora amiga es una excelente forma de drenar tristezas y saber que estamos vivos. Nidia

Checkers dijo...

Oye, sentí mucha nostalgia al leer tu post.. en ocasiones una lágrima puede ahorrarnos muchos años de sufrimiento.. y me refiero al hecho de que, ya no te tengo conmigo, me has arrancado gran parte de mi corazón, pero es lo mejor para los dos

Pequeños detalles que nos hacen grandes personas..

Saludos, muy buena tu busaca!